miércoles, 2 de abril de 2008

2 comentarios:

Ram dijo...

Hay momentos en los que me pierdo mirando esa foto, anhelando saber en que estabas pensando, si era algo feliz o triste; ¿a caso está melancólica?. Su mirada perdida ne seduce a que me pierda también. Es algo tan exquisito, sentir esos acelerados latidos aquí; imagíname tocándome el pecho. Entonces pestañeo, lentamente, y salgo de mi ensimismamiento. ¿Por qué hago esto? La respuesta fluye tan clara como el agua mas cristalina de mis sueños; lo hago por su sonrisa, aquella que es capaz de sonrojar al más fuerte, por su pasión, por ser ELLA.

Cuídate Mucho

Anónimo dijo...

Te entiendo tanto, ya para nada.