miércoles, 5 de enero de 2011

que pena, siento esa impotencia como la de bernard bertrand, ofendida, y la vergüenza que convierte el suceso en algo indecible